Consejos para cuidar la piel

Oxigenar la piel ¿Qué es y por qué hay que hacerlo?

Nos gusta tener buena cara y vernos más atractivos. Hay mucha gente que, para conseguirlo, por ejemplo algunas personas se centran únicamente en el maquillaje o enjuague del rostro. Pero sin un buen lienzo, el trabajo posterior no lucirá igual. El primer paso – ¡y el más importante! – antes de recurrir a cualquier otra cosa, es tener una piel bonita.

Oxigenar la piel nos ayuda a eliminar las impurezas y a recuperar el brillo y la luminosidad natural. Vamos a explicarte bien en qué consiste y por qué hay que hacerlo.

 

¿Qué es oxigenar la piel?

La piel es la “ropa” que siempre llevamos puesta. Se enfrenta a los cambios climáticos (en invierno pasa frío y en verano sufre por el calor)y a la contaminación, pero también sufre las consecuencias de una alimentación incorrecta o de un cuidado insuficiente. Nos lamentamos cuando nos sale una mancha, un grano o una arruga, pero a veces nos olvidamos de cuidarla todo lo que necesita.

Aplicarnos una crema hidratante a diario es importante pero no suficiente. De vez en cuando es necesario realizar un tratamiento más profundo y eficaz, como el uso de una Mascarilla de Arcilla Volcánica y Carbón Activado, junto con algún Aceite Antioxidante.

Oxigenar la piel consiste en hacer una limpieza en profundidad, en la que se van a eliminar todas las impurezas, las posibles obstrucciones de poros y se purifica la dermis. Esta limpieza es la que va a permitir que tu piel empiece a respirar correctamente.

El siguiente paso es aplicar los productos necesarios para revitalizar la piel, hidratarla y nutrirla en profundidad, de manera que recupere el brillo y la luminosidad que tanto nos gusta.

 

¿Por qué hay que oxigenar la piel?

Este tratamiento tiene múltiples ventajas que pueden apreciarse a simple vista. Al oxigenar la piel eliminamos todas las bacterias y microorganismos que producen el acné. Revitaliza los tejidos. Reactiva las funciones celulares. Aporta la hidratación que necesita una piel seca y elimina el exceso de sebo que tiene una piel grasa. El resultado es una piel mucho más suave y luminosa.

La oxigenación de la piel es un tratamiento que siempre viene bien pero que es especialmente importante realizarlo al finalizar el verano.

En esta época, la piel ha sufrido por la exposición al sol, ha sudado mucho por las altas temperaturas, ha soportado el cloro de las piscinas y ha recibido la aplicación de productos de protección solar que han podido ayudar a obstruir los poros.

Finaliza la temporada en la que nuestro objetivo era descansar, desconectar y pasárnoslo bien; llega el momento de compensar los excesos y mimarnos de una manera diferente.

El otro momento idóneo para realizar la oxigenación de la piel es al finalizar el invierno. Después de meses enfrentándose a ambientes fríos y húmedos y a la sequedad que provocan las calefacciones, la piel agradecerá una ayuda para recuperarse.

En NÒIR recomendamos cuidar la piel con frecuencia. Una piel tersa, bien hidratada y luminosa te proporcionará mejor aspecto y hará que el resultado después de maquillarse sea mucho mejor

Tenemos otras opciones de tratamientos faciales que pueden ayudarte a sentirte mejor. En este enlace puedes conocer uno de ellos.

Si te apetece probar alguno o quieres más información, no lo dudes; llámanos y estaremos encantados de atenderte y poder resolver todas tus dudas y preguntas.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados